viernes, 7 de junio de 2013

LINKELIN



VIDEO






Recomendaciones generales 

  • Planifica tu presencia en la red: te puede interesar tener muchos contactos, a los que no conozcas en la mayoría de los casos, para tener una agenda amplia, pero te consumirá más tiempo de gestión. También te puede interesar tener pocos, sólo gente a la que conozcas, o ceñirte a un área muy específica de actividad. En todo caso, sé coherente con el tipo de red que decidas construir alrededor de tu perfil
  • Completa y cuida tu perfil: Linkedin es un CV dinámico, que refleja tu situación profesional en detalle y donde es imposible mentir o exagerar sin que te descubran, ya que es cuasipúblico. Describir tu actividad profesional con todas tus capacidades, conocimientos y, en general, uso de todas las posibilidades que te da la plataforma es un proceso bastante más largo que el de cualquier otra red social. Sin embargo luego te bastará con un pequeño mantenimiento periódico para tenerlo en perfectas condiciones. 
  • Pon una buena foto, por favor: no, no vale una de carnet, ni la de la última boda a la que fuiste (¡la única foto que tienes de traje!). Necesitas un primer plano, con un fondo blanco o claro, con un atuendo formal pero adecuado a tu trabajo: si eres directivo no puede no ser de traje, si estás empezando tu vida profesional puede ser camisa con americana. Piensa que sólo se verá el cuello y quizá parte de los hombros. Por supuesto que sea actual, preferiblemente sonriendo, mejor de tres cuartos que de frente. Salvo que seas columnista de un periódico de tirada nacional, no pongas gestos de apoyar la cabeza en la mano o sujetarte las gafas.
  • Piensa bien lo que escribes: sobre todo en los primeros elementos del perfil, donde se quedará la mayoría de la gente. Tienes unas pocas palabras para poner al lado de tu nombre en el resumen inicial, procura optimizarlas. Está muy bien poner tu puesto ahí, pero quizá puedas añadir algo más. ¿Qué tal si en vez de ” Juan del Hierro, Supervisor Comercial “, pusieras ” Juan del Hierro, Supervisor Comercial | Grandes Cuentas y Desarrollo de Negocio en bienes de equipo | ISO 9x certified “?
  • Mejora tu CV: Linkedin te da la oportunidad de presentarte mucho mejor que lo que tenemos por costumbre en España, con un enfoque más anglosajón: pide y realiza recomendaciones a clientes, proveedores, jefes actuales o anteriores, compañeros, etc. Vincula la web de tu empresa. Lista tus certificaciones y aptitudes en las secciones correspondientes. Si has publicado papers o libros, o simplemente si tienes alguna presentación interesante que hayas realizado, puedes enlazar a ellas en tu perfil. Por supuesto idiomas, formación, etc. Todo tiene su lugar para presentarse de forma óptima.
  • Incluye tus datos de contacto: no pongas una dirección de email que apenas usas, ten una activa y profesional. Pon tu número de teléfono y tu fecha de nacimiento, al fin y al cabo estás en una red social para facilitar el contacto. En mi experiencia el nivel de contactos indeseados por email y teléfono via Linkedin es casi inexistente.
  • Entra periódicamente a la red: por sus características, es fácil crear un día el perfil de Linkedin y no volver a entrar o hacerlo en periodos de meses. No hagas eso, entra al menos una vez a la semana y dedícale un mínimo tiempo a ver los mensajes, invitaciones a conectar, ajustes a tu perfil, etc. etc. Si le sacas partido a la plataforma, probablemente acabes entrando todos los días unos minutos nada más empezar a trabajar, incluso antes de mirar tu email.
  • Cuando invites a conectar a alguien, tómate la molestia de ponerle un mensaje personalizado, no el que pone Linkedin por defecto. Le estás pidiendo a una persona que se incorpore a tu agenda de forma permanente, lo menos que puedes hacer es personalizar esa petición, máxime cuando la plataforma te limita a unas decenas de palabras. No le digas quién eres, ya lo verá en tu perfil – sólo explícale por qué crees que es buena idea que estéis en contacto, de dónde le conoces, etc.
  • Envía un breve mensaje de agradecimiento a la persona que acepta conectar contigo, si quieres añadiendo información. Personalmente, envío un mensaje de “un placer” incluso a aquellos que me piden conectar, o un mensaje de “por favor, coméntame por qué quieres conectar conmigo” a los casos que no veo el motivo de la petición. La cortesía básica es un gran elemento a favor en el mundo de las redes sociales y sólo lleva un momento.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Publicar un comentario